Con su catálogo virtual, la Fototeca Antica apuesta por la permanencia de las imágenes antiguas

Prensa

 

Con su catálogo virtual, la Fototeca Antica apuesta por la permanencia de las imágenes antiguas

Septiembre 28, 2018
PAULA CARRIZOSA
La Jornada de Oriente

El fotógrafo Mariano Tagle Calderón retrata una peculiar escena: a Mariano Tagle Calderón mientras fotografía a otro Mariano Tagle Calderón, rodeado de algunas de sus cámaras más preciadas, como la foto visor de principios del siglo XX, con la cual se producían imágenes en tercera dimensión.

Esta escena “de un hombre que fotografía a otro hombre”, es una de las 4 mil imágenes antiguas, estilo vintage, que están contenidas en los seis temas del acervo de la Fototeca Antica, el cual está a la disposición del usuario de internet, del investigador y el público especializado, a través de su sitio electrónico catalogo.fototecaantica.net

El coleccionista y estudioso de la fotografía Jorge Carretero Madrid presentó este proyecto virtual denominado Catálogo digital de 4 mil imágenes originales de la Fototeca Antica, que contó con apoyo del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes (Fonca) a través del Programa de Fomento a Proyectos y Coinversiones Culturales 2016.

En el auditorio del Museo Amparo, el director e impulsor de la fototeca fundada en 2001 que a la fecha ha sido objeto de 15 exposiciones, ha tenido presencia en 23 exhibiciones más, y ha producido dos libros: Prisionero de guerra del Imperio francés, y La conmemoración y el estruendo, refirió que, con la puesta en línea del acervo virtual, se apuesta por la permanencia de las imágenes antiguas.

Echando mano del poema Alta traición, de José Emilio Pacheco, el coleccionista Jorge Carretero expuso que “amar esa patria y su fulgor inasible”, se relaciona con la diversidad que existe en México, en su imaginario, “en el universo de antiguas imágenes que preservan el alma nacional”.

Acotó que “ese fulgor abstracto” fue fotografiado por hombres, “capturado por viajeros, científicos, aventureros y comerciantes” que construyeron una “nueva alternativa de contar la realidad y retenerla para siempre”.

“Supieron advertir nuestra identidad, la presencia física de los habitantes, de los hombres y mujeres, del color, de la tierra, el paisaje y las configuraciones de lo urbano”, expuso ante un público diverso integrado por amigos, familiares y actores cercanos al proyecto de orden particular y privado.

Agregó que “el alma y el espíritu” del país, “fueron retenidos en las placas de cobre, en los daguerrotipos, en las albuminas, en los paladios de plata”, y demás formas de fotografía e impresión antiguas.

Todo ello, continuó Carretero Madrid, ha sido rescatado por los diferentes proyectos –institucionales, individuales, colectivos, particulares–, como lo es la Fototeca Antica, que se han convertido en “oasis”, garantizando la permanencia de las imágenes, poniendo sus expectativas en el futuro.

“Los acervos visuales, archivos y fototecas conservan esos fragmentos del antiguo patrimonio fotográfico. En este caso son cuatro mil imágenes originales, un gran fragmento del fulgor de la patria, que nos pertenece a todos porque somos los protagonistas, porque somos parte del fulgor de esa identidad de esta suave patria”, refirió entusiasmado.

Explicó que el Catálogo digital de 4 mil imágenes originales de la Fototeca Antica integra algunos de los procesos fotográficos más antiguos, importantes y representativos de las alternativas de captura de imágenes de hace más de un siglo. Dichos procesos, agregó, eran ofrecidos y practicados tanto los gabinetes fotográficos establecidos en México, como por los fotógrafos itinerantes y viajeros hacia la segunda mitad del siglo XIX y los albores del XX.

El coleccionista, expuso que entre éstos procesos se encuentran los daguerrotipos, los ambrotipos, los ferrotipos, las Cartes de Visite –cartas de visita–, las tarjetas Cabinet, y las vistas estereoscópicas. “Son antiguas imágenes relacionadas con México, seductoras, joyas de fotógrafos de alta calidad de Puebla o que se desarrollaron en Puebla, por lo que de manera primordial pone énfasis en la historia de la imagen local”.

Explicó que se trabajó de acuerdo con la Nueva Norma mexicana de Catalogación, PROYNMXRSCFI2015, NMX, que implicó la captura de un total de 19 campos por cada una de las cuatro mil imágenes originales que conforman el catálogo.

Por último, de su trabajo, Jorge Carretero se concibió no sólo como el fundador y director de la Fototeca Antica, sino como “un gerente de un proceso de milagros cotidiano”, a la par de ser “un buscador, un perseguidor y recuperador no de lo que veré sino de lo que ocurrió ante otras miradas de autores anónimos que captaron fragmentos de espacio, tiempo y huellas de identidad”.